dilluns, 8 d’agost de 2011

Un fragmento de Testo Yonqui de Beatriz Preciado

Un fragmento de Testo Yonqui, de Beatriz Preciado


Año Nuevo.

Me dejo follar por ella. De todas las maneras posibles.
Cada vez más profundo.
El primer día que ella me folla con mi propio cinturón polla me corro para ella como una colegiala en celo.

Dejarse follar por el propio cinturón polla es un acto de humildad extrema, una renuncia a cualquier tipo de solidificación de la virilidad hormonal, prostética o cultural en mí. Ella me induce a producir una forma de feminidad que nunca me había permitido. No una feminidad esencial, ni una naturaleza que hubiera estado oculta en mí detrás del king, sino una feminidad masculina, una forma de feminidad king.

Soy su perra king, su puta trans, un niñito que enseña su coño detrás de una enorme polla. Me toca el clítoris con la lengua abriéndome al mismo tiempo las piernas, hasta que mis músculos están tan extendidos que tiran del fondo de mi vagina.

Me lame mientras me dice: Laisse toi faire, oui cheri, cherie, comme une chienne, oui, oui. Soy su puta. Ahora yo soy su perra. Me he vuelto su esclava rabiosamente abierta, como una ninfómana que abre todas las braguetas buscando sexos que llevarse a la boca, que meterse en cada uno de sus orificios.

Si no la hubiera conocido me habría conformado con mi insaciable instinto de penetración. Sólo ella, la reina de las perras, estaba autorizada a hacer de mí un agujero de puta perpetuamente abierto a su disposición.

GLORIAM PENETRATIONIS






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada