dimarts, 20 de març de 2012

El jardín Curioso de Peter Brown


El jardín Curioso de Peter Brown
Un día, mientras explora su ciudad monótona y gris, un niño curioso llamado Liam descubre un jardín en apuros. Decide ayudar a crecer a las plantas, sin ni siquiera imaginarse lo que está a punto de provocar. Con el paso del tiempo, el jardín cobra vida propia y se expande por la ciudad, cambiándolo todo a su paso. «Produce verdadero placer encontrarse con una historia sensible, ecológica e inteligente. [...] A su modo, Brown refleja una utopía fácil de asimilar por parte de los más pequeños. [...] Es posible ver la iniciativa de Liam como parte de un plan general que transforma esa ciudad contaminada en una cálida comunidad, auténtica, creativa y también original», Guzman Urrero, Cine y Letras.


Notas de Peter Brown sobre "El jardín Curioso" 
"A veces parece imposible que la naturaleza pueda prosperar en una ciudad de hormigón, ladrillos y acero. Pero cuanto más he viajado y me he fijado en el mundo que me rodea, más me he dado cuenta de que la naturaleza siempre explora con entusiasmo aquellos lugares que nosotros hemos olvidado. Podemos encon­trar flores y campos, y hasta pequeños bosques, que crecen de forma natural en todas las ciudades, solo tenemos que buscarlos.
En la parte oeste de Manhattan hay una antigua línea de ferrocarril elevada, llamada High Line. Sus trenes retumbaron por encima de las calles de la ciudad durante décadas, pero en 1980 la High Line fue cerrada y olvidada. Sin gente ni trenes en su camino, la naturaleza tuvo vía libre para redecorar el lugar a sus anchas. Con el paso de los años, la grava y las vías oxidadas dieron paso, poco a poco, a las flores silvestres y a los árboles. Y si hoy miramos las vías, veremos un exuberante jardín que dibuja curvas por encima de las calles y entre los edificios.Desde la hierba que se abre paso en las hendiduras de las aceras hasta a un prado que zigzaguea a lo largo de unas vías abandonadas, pasando por una mata de vara de oro aferrada a una pared de ladri­llos, la naturaleza puede prosperar en los lugares más insólitos.
Todo esto despertó mi curiosidad: ¿qué ocurriría si una ciudad entera decidiese cooperar realmente con la naturaleza?, ¿cómo cambiaría la ciudad?, ¿cómo podría empezar todo?".
Peter Brown
*Ver interior del libro

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada